Menu

¿Desde cuándo…? | Reflexión social

0 Comment

¿Desde cuándo…?

Y necesito que se tomen en serio la pregunta. No me importa si lo habían pensado antes o no. No importa si son letrados, profesionales en la materia o si solo han llegado hasta acá sin quererlo.

Lista De Verificación, Comprobar, Pensar, Investigar

Imagen tomada de Pixabay. Gratis para uso comercial.

¿Desde cuándo…?

¡Y necesito preguntarlo! No se si es por mi corta edad, o por mi falta de experiencia. Quizás los 21 me delatan, o simplemente soy el primero en disponerse a hablar con tanta franqueza.

¿Desde cuándo…?

Y vamos, que es en serio. Que lo veo en películas, en la música, en el Youtube, las principales búsquedas del navegador, y hasta en los nuevos poetas y escritores. ¡Por eso necesito preguntarlo!

¿Desde cuándo… todo tiene que ver con SEXO?

Y vamos, machito, que la pregunta es en serio. La música es sexo, la moda es sexo, la ropa es sexo, la publicidad es sexo, el futbol es sexo. ¿El amor es sexo? El sexo es sexo. ¡El internet es sexo! Y el mundo entero gira alrededor del sexo.

Y se que soy nuevo en el tema – (como escritor, hablo) – pero es que veamos: ¿qué vende el licor? ¿qué vende el Formula 1? ¿qué vende las taquillas y grandes franquicias? Y yo me pregunto, ¿qué tiene el sexo que no tenga el poetry slam? O, ¿qué el sexo que no tenga la crítica social?

Todo poeta que intente hacer odas al amor en este tiempo, y sin hablar de sexo, se siente meando fuera del perol (y me perdonan el criollismo). Nos encontramos haciendo frente a un gigante que levanta sus estandartes y consignas delante de to’ dios que haga sentir algo al hombre. Que haga sentir algo al hombre, y a la mujer le haga sentir importante (o querida, o deseada).

Pero, ¿necesitó Darcy del sexo para enamorar a Elizabeth? ¿Conocieron los Baudelaires sobre sexo? Lo amantes de Teruel, ¿fueron amantes por tener sexo, o meramente por el hecho de amarse?

Vivimos en tiempos de libertad. Si, es cierto. Libertad para hablar de todo. De todo y tanto, que tanto libertinaje nos llevó a vender lo más íntimo de la conciencia. Y digo íntimo no por satanizar el acto mismo, porque a ver que ya saldrán defensores nueva era a criticar mi forma de pensar, pero es que hemos vendido el acto único de dos personas a la mercadotecnia de bandas y artistas.

“Ella se maquilla porque quiere sexo”, “la vecinita tiene antojo”, “tu cuerpo es pa’ darle alegria y cosa buena”. Si, es que hasta la Macarena es sobre sexo. Nos lo han metido con cucharón y por medidas. Y hemos terminado por asesinar a Antígonas y Robin Hoodes por dar lugar al trap  y reggaetones que nos hablan, si, de sexo.

Hemos crucificado al arte, y dado la espalda a los verdaderos amantes tras las letras. “¿Por qué está triste la princesa? ¿Por qué los suspiros escapan de su boca de fresa? ¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil! “ La princesa está triste y pálida porque su historia nada tuvo que ver con sexo.

Pero qué cosa habrá sabido Ruben Darío del amor. Dejemos a Cortazar con su Bestiario, y a Bécquer con sus oscuras golondrinas. A fin de cuentas, cada uno de ellos, escribe, escribió y escribirá, porque quieren sexo.

___

¡Hola, lectores! Hoy me he permitido algo diferente, y es que lo tenía que decir. Además, quería comentarles sobre mi nueva incursión en las bondades del SteemPress, por lo que verán acá abajo el link de mi blog en WordPress. Los invito a seguirme por allá, y hacer crecer juntos el arte y la innovación.

No dudes en comentar tu opinión sobre el tema. Puedo imaginar la diversidad de posturas y pensamientos al respecto. Sin embargo, todas son bien recibidas. Quien me conoce, sabe que mis letras han sido desde siempre “muy tradicionales” (palabras textuales de @decomoescribir) y es que aprecio mucho las maravillas de describir el amor sin necesidad de rayar en el erotismo. Pienso que es algo que hizo grande a Cortazar, Ruben Darío, Byron, Bécquer, a Eloy Blanco, y espero que también un día a mi, El Nefelibato.

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *