Menu

Poetas del mundo…. | Después del Big Bang.

0 Comment

Poetas del mundo…

Nuestro arte nunca ha sido populoso

Nunca hemos sido más que Sófocles: poetas trágicos, víctimas de nuestras propias prisiones. Esproncedas de esta España que nos ahoga; Byrons y Bécquers, rompiendo fronteras del lenguaje. Matando las barreras del idioma, creyendo en un sinfín de utopias, fantásticas e infantiles, que solo podrían existir en nuestras mentes.

Y es por ello que este mundo nos necesita. Porque tras cada guerra, solo sobreviven los escritos de entre los muertos. Porque Homero es el verdadero héroe tras la Iliada: sin él no habría poderoso Aquiles, ni valiente Héctor; ni amante Paris, ni trágica Helena. 

Somos el último bastión tras las filas del escuadrón de batalla. Somos el ejército de las plumas. Los esgrimistas de la tinta, que visualizan su objetivo, para inmortalizarle entre las hojas.

Somos el “érase una vez”, y el punto y final. El inicio de las épicas, y el guionista de cada trovador.

Poetas del mundo, somos los verdaderos héroes tras cada hechizo de amor; palabras de Neruda, y el verdadero arte que desnuda el corazón, y demuestra lo que hay acá, debajo del pecho…

Los autores originales del “semper fi”, y del “per secula seculorum”. Que nadie nos menosprecie. Marines y estrellas de Hollywood se deben a nosotros.

Por lo que hoy clamo, valientes; hoy clamo con orgullo y osadía, que  somos los verdaderos héroes tras cada hermosa historia que nos precede a lo largo de la historia.

¡Poetas del Mundo! Hemos creado nuestras prisiones, pero al mejor estilo de ValladresAndrés Cepeda. Así que, ánimo.

Somos el último bastión, y mientras halla guerra prevaleceremos.

Y si hoy morimos

nuestras letras 

gritrarán 

más fuerte

que toda sangre. 

Poetas, nuestro arte ha sido populoso…

José Troncoso, alías:
@elnefelibato

___

Después del Big Bang

(por Gata Cattana)

“He venido a pediros que os unáis a mí
en la última gesta, la definitiva,
la nunca más,
el verso o la vida,
a invitaros a que os rebeléis contra esta
sinrazón que nos exilia,
a que os neguéis rotundamente 
al lamento improductivo 
o al silencio por el miedo.
Poetas del mundo, 
ha llegado la hora de erguirse
como un tsunami atronador
que barra las calles y surque
las cañerías y los ríos…
dejando tras de sí una prueba,
quizá la última
estela
de esperanza viva.
Ha llegado la hora 
de acabar con la poesía triste y autocompadeciente,
de lamerse las heridas y alimentar rencores,
de consejos vendo, y para mí no tengo.
Tenemos que celebrarnos.
Tenemos que salir de las cavernas
no como gazapos asustados sino 
como los héroes que fuimos.
Porque lo fuimos y el tiempo nos dará la razón.
Y porque donde hubo siempre queda.
Sé que en vosotros queda algo de inocencia,
que todavía, en ocasiones, 
cuando nadie os ve reís como niños
y os sentáis a conversar en el fuego
y os siguen sorprendiendo 
y encandilando
los astros,
y a veces,
incluso,
os habéis sentido
los más dichosos de la tierra.
Es esto lo que hay que contar.
Ha llegado la hora de engendrar 
el más alegre de los cantos
para combatir la retaguardia.
Hay que acabar con el derrotismo 
y el lamento estéril,
con el ombliguismo y el cinismo
despiadado.
Camaradas,
hay que acabar con la poesía triste definitivamente.
Aunque para ello tengáis que matarme.”

___

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *